Huevo escalfado sobre crema bicolor de coliflor y brócoli para {Con un par}


Hola!!! Ya hemos llegado al día 11 y volvemos con el reto "Con un par". Hoy le toca el turno a los huevos escalfados. La verdad es que no he tenido nunca costumbre de comer huevos escalfados de forma periódica así que para mí ha sido un poco un reto añadido el conseguir que quede bien, al menos bien para la foto. Hay por ahí un par de trucos para hacer los huevos escalfados perfectos y he probado los dos pero sinceramente, no me han quedado perfectos como yo esperaba.
Empezaré por el principio: un huevo escalfado (también llamado huevo poché) es un huevo cocido sin cáscara en un cazo con agua muy caliente sin que hierva y vinagre. Se incorpora el vinagre al agua ya caliente con el fin de que la clara quede bien blanquita y pegada a la yema. Yo conseguí  que quedara blanquita pero no tan pegada a la yema como me habría gustado.Y es que... todo requiere su práctica no?
Para asegurar un buen resultado  al escalfar un huevo se aconseja seguir estos pasos:
1- Poner un cazo con agua a hervir. Cuando hierva echar una chorrada de vinagre
2- Bajar a fuego medio. No vamos a echar el huevo hirviendo a borbotones.
3- Romper el huevo sobre un colador asegurando que la yema no se rompa
4- Estando el agua muy caliente, sin hervir, hacer girar el agua con una cuchara y echar el huevo del colador. El agua girando hace que el huevo gire en el remolino y la clara se pega y se coloca encima de la yema (a mi esto no me salió lo que se dice bien bien)
5- Dejar cocer a fuego medio unos 4 minutos, aunque es a gustos como queda mejor.

Otra forma muy popular de hacer el huevo escalfado es utilizando un trozo de papel film. Para ello cogemos un vasito pequeño en el que quepa el huevo casi justo. Ponemos el papel film dentro del vaso acomodándolo para poder meter el huevo. Le ponemos un poquito de aceite de oliva, luego echamos el huevo  y lo cerramos y atamos para que se quede un saquito que echaremos al agua caliente. Podríamos sazonarlo, antes de atarlo, con sal y pimienta o lo que nos guste. Cocer durante unos 5 minutos. Yo lo hice así, con el vaso y el film. De esta manera queda el huevo con aspecto de pañuelo recogido y queda bonito.


Vamos con la receta:


Huevo escalfado sobre crema bicolor de coliflor y brócoli

Ingredientes:

1 huevo por persona
Vinagre
Un cazo de tamaño adecuado con agua

Crema de coliflor:

200gr de cebolla
500gr de coliflor
Comino molido
Sal
Aceite de oliva virgen extra
700gr de caldo de verduras
Un chorrito de nata

Crema de brócoli

500gr de brócoli
150gr de cebolla
2 puerros (lo blanco)
2 patatas no grandes
Sal, pimienta negra molida
Aceite de oliva virgen
700gr de caldo de verduras
Un chorrito de nata

Pan cortado en cubitos y aceite de oliva para freírlos y polvo de setas para aromatizarlos.

Elaboración:
Tradicional:
Preparar las cremas por separado.
Poner aceite de oliva en una cazuela y sofreír las verduras con un poco de sal (cebolla en el caso de la crema de coliflor y cebolla y puerro en el de la crema de brócoli). Cocinar un poco y añadir la verdura y la patata en la crema de brócoli. Añadir el comino, la pimienta... Remover un poco y echar el caldo. Cocer durante 20 minutos o hasta que esté todo tierno. Comprobar sazón y retirar del fuego.
Quitar un poco de caldo y triturar cada crema por separado con un poquito de nata. Observar el espesor deseado añadiendo algo de caldo si se quiere.

Thermomix:
Poner las verduras (cebolla o cebolla y puerro) y programar 4 segundos en velocidad 4. Bajar si ha quedado algo por las paredes y añadir aceite para cubrir el fondo y poco más.
Sofreír programado 5 minutos, varoma, velocidad 1
Añadir coliflor (o el brocoli y la patata) y cocinar 2 minutos, varoma, velocidad 1
Añadir las especias y luego el caldo y cocer 20 minutos, varoma, velocidad 1. Comprobar sazón y textura. Si quedan las verduras duras programar 5 minutos mas a la misma temperatura y velocidad.
Dejar reposar unos minutos sin la tapa para que pierda temperatura (no suelo triturar cuando aún esta tan caliente).
Añadir nata y triturar durante 40 segundos velocidad 5-10 progresivo. O algo mas de tiempo si se necesita (ver textura).

Olla WMF:
Como el modo tradicional: Poner aceite de oliva en la olla y sofreír las verduras con un poco de sal (cebolla en el caso de la crema de coliflor y cebolla y puerro en el de la crema de brócoli). Cocinar un poco y añadir la verdura y la patata en la crema de brócoli. Añadir el comino, la pimienta... Remover un poco y echar el caldo. En esta olla se necesita algo menos de caldo.
Cerrar la olla. Poner a fuego fuerte hasta que suba 1 anillo y ya se puede bajar el fuego al 4 ó 5 máximo. Vigilar que no baje esa presión en cuyo caso elevar a fuego mas fuerte. Se cuece en 3 minutos mas la despresurización o en 4 minutos abriendo la olla.

Freír los cubos de pan en aceite de oliva y pasar al papel de cocina. Espolvorear de polvo de setas. Reservar.

Escalfar los huevos:

Cuando tengamos las cremas cocinadas podemos escalfar los huevos. Yo lo hice envuelto en papel film con las indicaciones que he puesto arriba.

Para servir, poner mitad de plato de cada crema y en el centro el huevo escalfado rodeado de los tostones de pan. Una mezcla de texturas que os invito a probar con estas cremas o con otra que sea de vuestro gusto.

Otra forma de acompañar huevos escalfados es en un sandwich como este JLT que hice con el huevo mollet, sobre una ensalada, sobre un risotto como este, en una sopa. La textura cremosa combina perfectamente con algún elemento crujiente como los costrones de pan que he puesto hoy que bien podrían incluirse también en la ensalada o la sopa o un poco de jamón serrano o bacon a la plancha dejándolo crujiente.

Y ahora os invito a visitar los blogs de mis compañeras de reto. A ver qué combinaciones nos traen para unos huevos escalfados:
Neus
Paula
Yolanda y
Carmen



Welsh-rare-bit. Bocado exquisito galés {Reto Bardají}


Este es el segundo mes del reto de Teodoro Bardají. Para quienes no sepan de que va o quién es os invito a pasar por el post del mes pasado en el que se iniciaba el reto pinchando aquí. El mes pasado ya indicaba de lo particular de las explicaciones de sus recetas y la de hoy bien podría ser una de ellas, con un toque divertido. Explica Bardají que "con este plato de queso hay un mal entendido, que produce un juego de palabras cómico, aunque algunos lo toman muy en serio.
El nombre y la fórmula son ingleses, del país de Gales (Wales, en ingles; bit significa bocado o trozo; rare equivale a exquisito o raro y Welsh al natural de gales). De ahí que escrito en la forma del título significa "bocado exquisito galés". Hay quien le dice welsh-rabbit con lo que el bocado exquisito desaparece quedando un conejo-galés, que resulta diferente.
Aclarado el nombre empecemos con este manjar exquisito".
Mal entendido o no es cierto que es un aperitivo bastante especial y poco corriente. El pan debe empaparse de cerveza y luego en la boca se nota súper jugoso. Dice el autor que el queso deber ser Queso Chester, del que podéis ver mas información pinchando el nombre. Sería un queso cheddar que es el que yo he puesto. Se trata de calentarlo con mantequilla y cerveza hasta formar una crema. La crema se vuelve chiclosa en cuanto empieza a enfriarse con lo que resulta algo difícil de manejar pero a pesar de lo feas que quedaron las tostadas he de decir que estaban muy ricas.

Por otro lado la cerveza ha de ser del tipo Pale Ale (o cualquier otra amarga de buena calidad). Me he dado cuenta de lo poco que sé yo de cervezas escribiendo este post!!. Investigando un poco resulta que las cervezas de tipo Ale son las de fermentación alta, a diferencia de las tipo Lager, de fermentación baja (habituales en Alemania).  Significa que el proceso de fermentación en las Ale sucede en la parte alta del líquido, mientras que en las Lager ocurre en el fondo. Por no profundizar demasiado, las Ale tienen mas graduación y un sabor más complejo (para mas información visitar aquí). Yo he puesto una cerveza local (Ambar 1900) que además es la primera Pale Ale fabricada en España.

Dice Bardají que se pueden servir también con un huevo al horno poniendo el huevo sobre el pan tostado e impregnado de cerveza y sobre el huevo la crema de queso. Pude probar de ambas maneras y como bien dice el autor se trata de un bocado "exquisito". Espero que os guste.

Vamos con la receta:

WELSH RARE BIT (Bocado exquisito galés)

Ingredientes (3 ó 4 tostadas):

3 ó 4 rebanadas de pan de molde sin corteza
100gr queso cheddar madurado
1 botellin de cerveza tipo Pale Ale (yo Ambar 1900). Parte para la receta y el resto para tomar ;)
1 cucharada de mantequilla
1 huevo por tostada (opcional)

Elaboración:

Picar el queso en cuadraditos pequeños, sin rallarlo. Reservar.
Cortar el pan en trozos de 9cmx6cm. 1 cm escasamente de grueso. El tamaño que se indica seria quitándole 1/3 de la rebanada. Haciendo una partición mental de la rebanada en 3 partes quitarle una parte quedando una tostada rectangular.
Habremos de tostar el pan debiendo quedar dorado, sin que se queme por ningún lado.
Después de tostado empaparlo con cerveza por una cara y mantener en un plato en un sitio caliente (yo lo dejé sobre el mismo tostador).
Poner en un cazo pequeño un poco de mantequilla y el queso que hemos picado. Añadir una chorrada de cerveza y cocinar hasta formarse una crema.
Colocar la crema sobre la tostada que tenemos reservada y servir caliente.

Variación: como decía arriba, se puede acompañar este bocado con huevo poniéndolo cocinado al horno sobre el pan y sobre el huevo la crema de queso derretido.

"La mezcla de queso y cerveza forma al hervir una liga espesa, que es la característica de este plato"  El queso debe quedar correoso, muy sabroso y gustoso por sus características y la ayuda de la cerveza al cocinar.
"Si se quiere evitar este efecto correoso (a mi me gustó, aunque no he probado esto que indica el autor), se procede de la siguiente forma: Se deja reducir la cerveza a la mitad (poner un vaso pequeño de cerveza ), luego se mezclan dos cucharaditas de bechamel con el queso en cuadritos pequeños. Se cuece todo hasta disolverse el queso y, con la salsa resultante, se salsea el pan en la forma indicada. El procedimiento resulta más fácil pero pierde carácter".



Y sin más dilación vamos a ver qué han preparado mis compañeras Cristina (By Persemoon), Paula (con las zarpas en la masa),  Susana (Delantal o mandil), Marisa (Cocinando en Mislares), Maria Pilar (Cocinica de Benás) y Olga (Pintando las nubes).

Empiñonadas {las galletas más fáciles del mundo}



Buenos días!! Cambiamos de año y seguimos con el reto "Con un par".  El mes pasado os trajimos recetas sólo con yemas de huevo y éste le toca turno a las claras.
La clara de huevo tiene como cualidad principal el alto nivel de proteínas y vitamina B. Aporta pocas calorías y es saciante por lo que es idónea en dietas de adelgazamiento. Para conservarlas a diferencia de las yemas, se pueden congelar y aguantan varios meses en el congelador (hasta 12 según he leído aunque yo, en general, no consumo nada que lleve congelado mas de 6 meses).

Mi aportación no es para una dieta post navideña, no nos vamos a engañar, pero es una receta facilísima, rapidísima y rica hasta más no poder. Recuerdo perfectamente cómo la conseguí. Era la primavera del año 2004 y yo está de baja maternal de mi primer hijo. Creo que en aquellas fechas no me perdí ni un programa de Canal Cocina. Uno de mis favoritos era un consultorio de cocina que dirigía Iría Castro en el que  tanto los televidentes como ella misma aportaban recetas y consejos. Celebrando algún "momento 100 programas" o algo así regaló esta receta de galletas que me dejaron prendada. Las he hecho varias veces y puesto que solo se utiliza la clara de huevo me parece una propuesta perfecta para hoy. Espero que os gusten.



Vamos con la receta:

Ingredientes (unas 40 galletas aunque dependerá del tamaño):

1 clara de huevo
100 gr de azúcar blanco
100 gr de azúcar Moreno
250 gr de piñones

Elaboración:

Precalentar horno a 190º C
Poner en un bol los azúcares y la clara sin batir
Mezclar (con la mano mismamente) hasta formar una pasta homogénea
Añadir los piñones y mezclar bien.
Preparar una bandeja de hornear con papel de horno 
Colocar cucharaditas de masa sobre el papel y meter al horno unos 5 minutos o hasta dorarse el borde (yo las hice de 12 en 12)
Al sacar están muy blandas. Hay que esperar que se enfríen bien para que se puedan despegar del papel de horno. 
Son un caramelo de piñones, delicioso y facilísimo.


Ahora no os perdáis lo que traen mis compañeras en sus blogs:  Cocido de Sopa, Recetas de Tia Alia, Neus cocinando con Thermomix y Con las zarpas en la masa

Pasteles Ibericos {Reto Teodoro Bardaji}


Empezamos el año y empezamos nuevo reto mensual de recetas. Finalizado en diciembre el de recetas aragonesas, volvemos de nuevo con otro relacionado también con el mundo gastronómico aragonés pero esta vez con tinte histórico. Es probable que much@s no conozcáis a Teodoro Bardají. El Sr Bardají fue un ilustre cocinero y repostero, además de escritor culinario que nació en Binéfar (Huesca) en 1882 y murió en Madrid en 1958. Fue en Madrid donde hizo sus estudios de cocina, enviado con 14 años por su padre, confitero, al ver la habilidad y la disposición que tenía con el arte culinario. Escribió "Indice culinario", "La cocina de Ellas" (Ellas era una revista de la época, cuyo editor era José María Pemán,  para la que Bardají realizó diversos trabajos), "Cocina para fiestas" y "El arte culinario práctico". Podéis ver más sobre su vida aquí. Nuestro reto se centra en su obra "La cocina de ellas", uno de los primeros recetarios de la cocina española. Las recetas vienen aderezadas de diversos consejos y curiosidades referentes a la procedencia y las costumbres asociadas.


Como siempre no estoy sola en este reto.  Como en el anterior de recetas aragonesas estaremos las #foodbloggeraragon: Susana (Delantal o mandil), Paula (Con las zarpas en la masa), Marisa (Cocinando en Mislares), Maria Pilar (Cocinica de Benás), Cristina-Persemoon  (Cocina y mas) y se amplia la propuesta con Olga (Pintando las nubes).
Desde hoy y cada primer jueves de mes intentaremos traer y dar a conocer una parte de la obra de Bardají, considerado uno de los más altos representantes de la gastronomía española del S. XX.
Traeremos cada mes parte de su recetario en forma de aperitivos, carnes, pescados, postres.... Mi aportación este primer mes es el postre y he de decir que me quedé sorprendida del resultado genial de rellenar unos soletillas de crema pastelera para luego rebozarlos y freírlos. Un postre facilísimo y muy resultón. Seguid leyendo para ver la receta ;)).


Pateles Ibéricos de Teodoro Bardají

Ingredientes:

34 bizcochos de soletilla (al menos y dependiendo del tamaño. Los míos son de los comprados)
Crema pastelera espesa (receta debajo)
3 huevos L
Aceite de oliva suave
Azúcar para cubrirlos

Elaboración:

Preparar la crema pastelera con bastante antelación pues tiene que estar bien fría (debajo la receta).
Hacer emparedados con los bizcochos rellenándolos de una buena capa de la crema fría.
Rebozar en el huevo bien batido
Freír en aceite de oliva bien caliente. Dorar en poco tiempo para que la crema no pierda su consistencia. A fuego fuerte en poco rato están dorados. 

Tremendamente ricos. Me recuerdan a otra fantástica receta que tengo en el blog similar aunque con galletas maría. Lo más parecido a un pepito de crema (aquí se llaman brevas) y super rápido y fáciles de preparar. Si hay un poco más de tiempo y se preparan los bizcochos en casa seguro tendrá un punto más a su favor por la textura del bizcocho. Yo utilicé bizcochos más bien secos y después de la fritura estaban super tiernos. Muy ricos.

Crema pastelera espesa:

Ingredientes:
480 ml de leche entera
100gr de azúcar
3 yemas + 1 huevo entero
45gr de maizena
1/2 cucharadita de pasta de vainilla (o 1 cucharada de  azúcar vainillado)

Elaboración:

Poner la leche menos medio vaso más o menos al fuego y dejar que se caliente durante unos minutos. Que llegue a hervir. Retirar del fuego y dejar que se temple un poco.
En un bol (donde quepa luego toda la leche) poner ese medio vaso de leche y disolver el azúcar (los 2 si se pone azúcar vainilla) y la maizena. Añadirle después las yemas y el huevo y remover hasta formar una crema espesa.
Cuando la leche esté lista echarla poco a poco sobre el bol (no al revés-salen grumos) con los huevos, la leche y la maizena. Remover el conjunto hasta que la mezcla se vea homogénea.
Volcar todo lo del bol sobre el cazo y llevar al fuego. Cocer a fuego medio removiendo constantemente hasta que espese.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar.

Elaboración en thermomix de la crema pastelera espesa:
Poner todos los ingredientes en el vaso y batir unos segundos en velocidad 4. Luego programar 7 minutos, 90º, velocidad 4 sin cubilete.
Poner en una manga pastelera y dejar que se enfríe completamente antes de meter a la nevera. Al enfriar  gana consistencia siendo así más fácil de manejar



Información sobre Teodoro Bardají extraída de aquí, aquí

Cupcakes de zanahoria con cobertura de queso y azúcar moreno {Carrotcupcakes}



Antes que nada quiero deseados a tod@s ¡¡Feliz año nuevo!!. Espero hayáis tenido felices y entrañables vacaciones navideñas. Yo me la he pasado cocinando para las fechas y no he tenido tiempo de asomar la patita por aquí. En todo caso no soy muy fan de las fiestas de Navidad aunque sí me gusta cambiar de año. Debería ser como cualquier día pero lo cierto es que el comienzo de algo: ya sea el año, el curso escolar, un proyecto nuevo...., es motivador de entrada y apetece planificar cosas, proponerse retos y ponerse objetivos. Veremos qué sale del 2016. :). De momento empezar el año para mí es igual a cumplir años. El próximo día 6 cae uno más y aquí estamos para recibirlo con los brazos abiertos aunque ya pesan...
Como en otros años quiero celebrar mi cumpleaños con mis blog-amigas Paula (Con las zarpas en la masa) y Chelo (Cogollos de agua) que también celebran su día el día de los Reyes Magos. Chicas!!: Pasad buen día, que tengáis todo lo que deseéis sea o no material y que tengáis un año 2016 fantástico. Haced un huequito para coger uno de estos absolutamente deliciosos cupcakes. Tenemos ahí delante los 3, para las 3.:)))

Y yendo a la receta de hoy, hace ya mucho tiempo que publiqué el pastel de zanahoria con cobertura de queso. Este pastel especiado de zanahoria con esa crema de queso es de los pasteles más ricos que descubrí hace unos años cuando vivía en Madrid.  Me pareció mentira que ese bollo tan bueno llevara zanahoria y desde entonces es fijo en fechas de otoño e invierno en mi cocina. El pastel que yo hice entonces y que está publicado en el blog aquí, es más húmedo que este. No hay mucha diferencia pero para cupcakes pienso que este es perfecto: jugoso, esponjoso, punto crujiente por los trocitos de nuez y dulce con ese frosting acaramelado por el azúcar moreno... Están buenísimos.. :P



Vamos con la receta!!

Ingredientes (salen 24 cupcakes pequeños -no minis- o 12 grandes):

150gr de harina
1 cucharadita de levadura (polvo de hornear)
1 cucharadita de canela
1/2 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita de sal
1/4 cucharadita de nuez moscada
2 huevos L a temperatura ambiente
1 yogur griego natural sin azúcar a temperatura ambiente
110 gr de aceite de girasol
115 gr de azúcar blanco
100 gr de azúcar moreno
135 gr de zanahoria rallada
60gr de nueces muy picadas (yo puse pacanas).

Frosting o cobertura:

230gr de queso crema a temperatura ambiente
60gr de mantequilla a temperatura ambiente
150gr de azúcar moreno
35gr de azúcar glass
1/2 cucharadita de extracto de vainilla o pasta de vainilla

Batidora de varillas
Moldes de papel para magdalenas
Moldes rígidos para sujetar los anteriores en el horneado (pueden ser de silicona)
Una cuchara sacabolas de helado para rellenar cupcakes

Elaboración:

Cupcakes:
Preparar la bandeja o bandejas con los moldes de papel para rellenar. Colocarlos dentro del molde rígido para que queden perfectos al salir del horno.

Precalentar el horno a 170º C

En un bol mezclar la harina, la levadura, la canela, el bicarbonato, la sal y la nuez moscada. Tamizarlo. Reservar.
En un bol grande (o el de la Kitchenaid) poner los huevos con los dos azúcares y batir con las varillas (en kitchenaid empezar con velocidad media y subir a alta) hasta que se vea la mezcla homogénea y con volumen. Añadir el yogur y el aceite y seguir batiendo.
Echar los ingredientes solidos tamizados reservados al bol del huevo con azúcar y batir solo lo necesario para mezclar las dos preparaciones.
Añadir la zanahoria y las nueces picadas y remover con una espátula hasta que esté todo mezclado.

Rellenar los moldes de papel hasta las 3/4 partes y meter a horno precalentado durante 20 minutos.
A mi salieron 24 pequeños (aunque para mi ración suficiente) y los hice en 2 veces. La segunda solo los dejé 18 minutos.  Ir viendo cuando se doran bien y se ve la superficie bien cocida y en todo caso pinchar con un palillo y comprobar que sale limpio.

Frosting:
Cuando estén fríos los cupcakes ya podemos ponerles el frosting.
Para elaborarlo facilita bastante moler el azúcar Moreno aunque no es imprescindible. Yo lo molí con thermomix
Poner en un bol grande el queso y la mantequilla blandos y batir con las varillas eléctricas hasta que se vea cremoso.
Añadir los azúcares y la vainilla y seguir batiendo unos minutos hasta que tengamos una crema sedosa y homogénea. 
Poner la boquilla en la manga, cortar la punta si es desechable y rellenar con la crema. Decorar los cupcakes. 

Crema caramelizada de chocolate blanco y Cointreau para {Con un par}




Buenos días. Día 11, día de reto, día de "Con un par" y día de cumpleaños de nuestra Carmen. En el reto venimos con yemas, es decir, con recetas en las que solo utilizaremos la yema de huevo, reservando la clara para otra receta. Para utilizar solo yemas la mayor variedad de opciones están en postres como el de hoy. Siendo el cumpleaños de nuestra compi de reto, un dulce para postre viene perfecto para la ocasión. Carmen: espero que tengas un día maravilloso y un próximo año lleno de proyectos y oportunidades que me consta, tu sabes aprovechar muy bien. :))).


Y seguimos con lo que nos ocupa mes a mes: el huevo, un alimento esencial en nuestra dieta habitual. Este mes, como decía, la protagonista es la yema.


Por si tenéis algún temor a la hora de consumir huevos o específicamente yemas os cuento alguna cosilla sobre esta parte del huevo:

La yema contiene todas las vitaminas A,D y E que están en el huevo. Además contiene ácido fólico y vitaminas B12, B6, B2 y B1.
Contiene minerales pues es rica en fósforo, potasio y magnesio. 
Tiene más proteínas que la clara. 
Es rica en grasas, en su mayor parte instauradas que son muy beneficiosas para el organismo. 
Contiene una sustancia que se llama colina, buena para la memoria y la lucha contra las enfermedades mentales del tipo demencia o Alzheimer.
Muy rica en lecitina, elemento que, al unirse al colesterol, evita que éste se absorba completamente por el organismo. La lecitina nutre y cuida la medula ósea, el cerebro, hígado, el corazón y el sistema nervioso.
Es decir, la yema de huevo es claramente muy saludable y buena para el organismo. Eso sí, debe comerse cocinada ya que cruda podría ocasionar salmonela, enfermedad contagiosa de transmisión alimentaria que produce una infección intestinal cuya manifestación principal es la gastroenteritis aguda. Nada recomendable desde luego.

En cuanto a la conservación de las yemas: las yemas no se pueden congelar. Si hacemos alguna receta con las claras y nos sobran las yemas podemos ponerlas en un bol o trato de cristal y cubrirlas con agua cuidando de no romperlas. Así se conservan en el frigorífico 2 días. 

En la receta de hoy las yemas quedan bien cocinadas: primero en la crema caliente y luego en el horno. Ayudan a espesar la crema como veis en la última foto, además de acompañar el rico sabor del ingrediente principal: en este caso el chocolate blanco. Deliciosa propuesta de cara a las fiestas que vienen.

En todo caso, para las fiestas o para todos los días, hoy os traemos 5 recetas con yemas y para ver las demás os invito a visitarconmigo los blogs de Carmen, Neus, Paula y Yolanda.



Vamos con la receta:

Ingredientes:

350ml de nata de montar (más de 35% de materia grasa) 
120gr de gotas de chocolate blanco (o muy troceado)
6 yemas de huevo 
50ml de Cointreau
Azúcar Moreno para cubrir las tartaletas y caramelizar

Elaboración:

Trocear el chocolate si no tenéis gotas
Poner la nata en un cazo que vaya al fuego
Cuando esté caliente echar el chocolate y remover hasta derretirse.
Añadir el Cointreau y las yemas batidas y remover. Mezclar bien hasta que se quede la mezcla homogénea
Guardar en la nevera durante al menos 2 horas. Con el frío la crema cogerá cuerpo, espesarà un poco.
Precalentar el horno a 95º C
Poner la crema en tartaletas de barro o porcelana y cocer a 95º durante una hora. Si os quedan más llenitas quizá necesite unos minutos más. Se deben ver ligadas y temblorosas al moverlas, ni blandas ni duras. 
Sacar del horno y dejar enfriar a temperatura ambiente. Luego meter en la nevera

A la hora de servir, cubrir bien la superficie de azúcar moreno y quemar con un soplete.





Fuente de la receta: 


Conejo frito con ajos y limón

Todavía recuerdo la noche que estábamos cenando en Madrid y Paula propuso elaborar una receta del recetario de Alia. Justo cumplía años, muchos años, la Señora unos días más tarde y parecía una bonita manera de homenajear a la nonagenaria protagonista del blog de Carmen. De ahí a un reto mensual privado aunque por poco tiempo pues enseguida pudo participar todo el que quisiera. Una receta dulce y otra salada a elegir y poco a poco su recetario se hizo famoso en este blogger mundo. Ya han pasado unos cuantos meses desde entonces y la red está llena de versiones de sus recetas y los recortes de su libro pegados en decenas de posts. Pero todo lo que empieza tiene su final, hoy va a ser una entrada especial pues es la que cierra una etapa y un reto. Hasta siempre Tia Alia. 

Elegí este conejo frito por su sencillez y porque esos toques ácidos de vinagre y limón se me antojaban interesantes y, como ciertamente resultó, le dieron un sabor especial al plato. Cocerlo primero tambien fue parte de su buen resultado. Me quedo con esta forma de hacer este conejo al ajillo con limón y patatas fritas para repetir porque estuvo riquísimo.

No os olvidéis de pasar por el blog de Carmen, que recopila todas las recetas participantes hoy!!

Vamos con la receta:

Ingredientes:

Conejo troceado (yo solo puse paletillas)
2 cabezas de ajos
1limón
Sal
Aceite de oliva virgen extra
Una chorradita de vinagre de vino blanco (medio vaso de vino)
Patatas para acompañar

Elaboración:

Poner una cazuela del tamaño adecuado para cocer el conejo. Hervir el agua, echarle sal y una cabeza de ajos y seguidamente poner la carne a cocer unos minutos. Yo las paletillas las cocí unos 15 minutos.
Mientras pelar una patata y cortar para freír (en lonchas o en palitos, al gusto).
Poner una sartén (en la que luego quepa el conejo) con el fondo cubierto de aceite y calentar al fuego.
Freír las patatas.
Cuando estén hechas retirar a un plato y reservar. 
Machacar la otra cabeza de ajos.
Sacar el conejo del agua y secar un poco. Poner a freír en el aceite de las patatas junto con los ajos machacados. Añadir el vinagre y cocinar unos minutos hasta dorarse y terminarse de hacer. 
Servir con las patatas aconsejando mucho rociarlo con limón.

Un plato muy rico y en mi caso, una forma diferente de cocinar el conejo.


Pudding de croissants con crema de speculoos para {Con un par}


Buenos días!!. De nuevo por aquí el reto de huevos "Con un par". Hoy es dia 11 y este mes le toca turno al pudding. No sé para vosotros pero para mi un pudding siempre ha sido un postre,  un postre un tanto cremoso hecho a base de ablandar una masa (pan, brioche, croissant, panettone...) con un caldo a base de huevo, azúcar, nata o leche y otros ingredientes que identifican el sabor en particular de la receta que sea.
Buscando información sobre el pudding he visto que puede ser un plato dulce o salado sobre todo según en que parte de la geografía nos movamos: en Reino Unido y países de la Commonwealth es así, bien dulce o bien salado aunque hoy día suele ser más bien dulce. En Estados Unidos y Canadá es lo que yo también entiendo: un postre cremoso de consistencia similar a una cuajada o crema y desde luego dulce. La palabra parece proceder del francés boudin y en España la conocemos como pudin o budin.
A decir verdad yo tenía preparado otro pudding que publicaré próximamente pero me apetecía probar un ingrediente recién traído de París por Paula : la crema de speculoos. Habia comido las galletas pero no la crema. ¡¡Un vicio de pasta!! Dulce, acaramelada, deliciosa. Sin duda un acierto para esta receta de hoy!! :



Y ....¿Dulces o salados? ¿Cómo serán los pudding que nos traen este mes Yolanda, Paula, Neus y Carmen?. Si tenéis curiosidad sólo tenéis que pinchar en sus nombres. Ya mismo me voy yo a ver sus propuestas!  y a continuación podéis ver la mía:


Vamos con la receta:

Pudding de croissants con crema de speculoos

Ingredientes:

3 croissants grandes
2 huevos enteros y 3 yemas
100gr (2 cucharadas soperas) de crema de speculoos
130gr de queso crema a temperatura ambiente
100gr de azúcar
700gr de leche entera
1 molde de vidrio tipo Pyrex, que soporte la temperatura del horno.
Cobertura o glaseado: 150gr de chocolate de cobertura y 150gr de nata de montar con 1 cucharada de mantequilla. 

Elaboración:

Cortar los croisant en trozos de unos 2 o 3 cm, todos regulares y colocarlos cubriendo bien el molde. Como el molde irá a la nevera y luego directo al horno son especialmente apropiados los moldes de Pyrex que,  al ser de un vidrio especial, soportan los cambios de temperatura.

En un bol batir el queso hasta que se quede cremoso. Añadir los huevos y yemas y batir hasta integrarse. Añadir el azúcar y la crema de especuloos y batir. Cuando esté batido añadir la leche. Seguir batiendo hasta que se mezcle todo bien.

Yo lo mezclé en este orden pero daría igual incorporar el azúcar con el queso y luego los demas ingredientes dejando para el final la leche. 

En una thermomix se puede poner todo desde el principio y batir en velocidad progresiva de 5 a 8 ó 10. Ver que se queda bien batido y ya estará.

Hecho el batido volcar sobre los croisants en el molde y dejar en la nevera unas horas para que los croisants se empapen bien.  Yo lo dejé 4 horas.

Cuando vayamos a cocerlo precalentar el horno previamente a 180º C.
Meter el pudding en la parte de abajo con aire (o en la central sin aire) y hornear 40 minutos (o hasta que esté hecho). Yo lo dejé 30 minutos destapado y los últimos 10 tapado con papel de aluminio. Taparlo cuando se vea tostado por la superficie y evitaremos que se queme.

Para servirlo preparar una cobertura derritiendo el chocolate en el microondas o al baño maría. Añadir la nata y la mantequilla y formar una crema homogénea dandole vueltas. Para derretir el chocolate poner en un bol en el microondas programando de 20 segundos en 20 segundos y mirando cada vez evitando así que se queme.
Dejar enfriar un poco el chocolate y extender sobre la superficie del pudding cuando salga del horno.
Tomar tibio o frio. Para mí, tibio ;)